Onefootball

Una defensa de garantías, el obstáculo que no permitirá crecer a la Selección mexicana


La luna de miel se acabó, y la Selección mexicana sufrió una contundente derrota 4-0 ante Argentina , en la peor exhibición del equipo desde que llegó Tata Martino , en el pasado mes de enero. La actuación del colectivo fue sumamente pobre, y prácticamente ningún jugador puede ser rescatado en esta humillación.

Pero sin duda los más señalados han sido Néstor Araujo y Carlos Salcedo , la pareja de centrales que fue aplastada por Lautaro Martínez , delantero del Inter de Milán que no perdonó al Tri y le convirtió tres goles , con muchas facilidades de los defensores.

La pareja de zagueros mexicanos dieron una cátedra de cómo no se debe defender, arriesgando el balón en zona de peligro y luciendo disciplicentes en cada uno de los tantos. Mucho se extrañó la solvencia mostrada en tiempos pasados por Rafa Márquez o Héctor Moreno , siendo goleados por un adversario que no vive sus mejores horas.

Durante la semana en los medios de comunicación fue una constante comparar a los planteles de Argentina y México , menospreciando a las figuras de la Albiceleste e incluso por ahí mencionándose que Néstor Araujo era mejor jugador que Nicolás Otamendi. El jugador del Celta de Vigo dio la peor actuación posible, confirmando que afirmaciones como esas son sumamente arriesgadas.

Los resultados en los partidos amistosos siempre pasarán a segundo término, pero es  preocupante la fragilidad mental del plantel y al momento de enfrentar a adversarios más serios, el equipo se desmorona inesperadamente. Ante Argentina la calificación de la prueba fue reprobatoria , dejando ir un triunfo que hubiera sembrado de confianza al proyecto.

EL RESUMEN DEL PARTIDO

A México le falta con urgencia formar y establecer jugadores en la élite. Los movimientos de Edson Álvarez al Ajax, Héctor Herrera al Atlético de Madrid y Chucky Lozano al Napoli son buenas noticias, pero falta exportar más futbolistas a los clubes más importantes del orbe y sobre todo, participar cada semana en sus clubes.

Jesús Gallardo ha visto estancado su crecimiento en la Liga MX, comenzando a ser criticado por sus actuaciones en Monterrey. Y lo del tabasqueño parece normal, pues no es un lateral nominal. Por su parte, Carlos Salcedo apostó por la estabilidad y volvió al futbol mexicano, donde ha lucido a años luz de sus mejores momentos en el Eintracht Frankfurt. Por su parte, Miguel Layún está a unos años de ver descender su curva de rendimiento por una cuestión de edad.

Diego Reyes, César Montes y Héctor Moreno parecen ser las variantes para ocupar un puesto como defensa central, aunque el panorama no luce más esperanzador, pues ninguno vive un momento dulce de forma. Si México quiere codearse con las potencias, urge formar defensas de nivel.

powered by Onefootball