Xavi y la suerte del Barça | OneFootball

Xavi y la suerte del Barça

Logo: Estadi Johan

Estadi Johan

Artículo publicado por Alberto Muñiz (Twitter: @L0bert0)

Cuentan que el 25 de junio de 1977 Roy Sullivan sufría graves quemaduras en pecho y estómago después de haber sido alcanzado por un rayo mientras se encontraba pescando en un lago. Si ya es poco probable que un rayo caiga sobre una persona, que este fuera el séptimo rayazo que recibiese Roy parece saltarse todas las leyes conocidas de la probabilidad. Podemos afirmar con poco género de duda que Roy tenía mala suerte, aunque considerando que sobrevivió a todos los impactos con lesiones no muy graves, quizás deberíamos pensar que su suerte era buena.

Hablar de la suerte, al menos en lo referido al fútbol, es reconocer de manera más o menos implícita que se es incapaz de explicar una circunstancia concreta. Que ha pasado algo que no podemos relacionar directamente con lo que estábamos viendo, algo que trastoca nuestro relato, que nos imposibilita establecer con firmeza la relación entre el acto y la consecuencia.

Así, tres partidos han bastado para hablar de la suerte del Barça. Escasa media hora más de lo que dura el titánico montaje de Zack Snyder y su Liga de la Justicia da de sobra para establecer el relato de la flor (por no decir selva amazónica) de Xavi Hernández. Un cabezazo de RdT al palo por aquí, una ocasión fallada de Seferović por allá, un gol casi in extremis de Memphis por acullá… suerte. Simple y llanamente.

El relato, no obstante, se adapta a las necesidades de cada cual según quién lo protagonice, claro. Hay equipos que se han construído una excelsa fama gracias a esos momentos puntuales difíciles de poner en contexto con la imagen general de un partido. Eso sí, en ese caso la palabra “suerte” se obvia, se aparta, se esconde. En su lugar se recurre a vocablos bastante más grandilocuentes: pegada, competitividad, épica, grandeza. Son explicación más que suficiente, aunque no expliquen mucho.

Xavi Hernández es un tipo incómodo. Es alguien que no se avergüenza del mensaje que proclama y que siempre ha proclamado. Que es capaz de decir que le ha gustado más su equipo cuando ha empatado a cero que cuando ha ganado en un feudo terriblemente complicado, porque si el resultado no es consecuencia de una idea firme que le sustente, de poco sirve. Pero es preferible hablar de suerte en el caso del Barça porque pensar que esto pueda ser el inicio de algo importante causa sudores fríos a más de uno. Así visto, ¿tiene de verdad el Barça suerte? Pues sí. La suerte de tener a Xavi.

Comparte esto:

  • Twitter
  • LinkedIn

Cargando...

Mencionados en este artículo

Ver detalles de la publicación