Un Barça en modo catástrofe | OneFootball

Un Barça en modo catástrofe

Logo: La Galerna

La Galerna

Buenos días. El descalabro culé ante el Bayern de Múnich copa las portadas del día. Los de Koeman cayeron por 0-3 ante el equipo bávaro, que decidió no ensañarse. La única razón por la que no se repitió el histórico 2-8 de hace dos veranos es precisamente esa piedad de los de Nagelsmann, que quitaron el pie del acelerador. Bueno, eso y que el Barça, ayer, no habría marcado 2 ni jugando hasta que acabe el partido entre el Espanyol y el Atleti, que por supuesto sigue en juego.

Como alguien dijo ayer en Twitter, al término de la nueva masacre, el Barça está tan mal que no puede uno ni alegrarse. Ese sentimiento cercano a la compasión es precisamente, entendemos, el que mueve a Marca a titular “Pobre Barça”, aunque algo nos hace intuir que nuestro “Pobre Barça” tiene unas connotaciones distintas al “Pobre Barça” de Marca. Bajo nuestro “Pobre Barça” late un matiz travieso inevitable que no atisbamos en los de Gallardo. Queremos decir que no nos alegramos pero sí nos alegramos, con una sonrisa serena. Era solo cuestión de tiempo que la completa ruina institucional del Barca (de la cual, a diferencia de Marca y de todos los demás, venimos avisando aquí hace eones) se trasladara al terreno de juego. Y ya está aquí. La explica Quillo Barrios en este vídeo.

Los Lewandowski, Muller, Kimmich y demás bestias pardas asfaltaron al Barça, que dio su verdadera cara europea: la de un monigote infame. Neuer se sentó en el césped del Camp Nou, viendo por el móvil el Espanyol-Atleti, todavía en juego, sabedor de que los blaugranas ni se aproximarían a sus dominios. Los de arriba metieron 3 como pudieron meter 33. El FC Barcelona está en modo catástrofe y, como madridistas, nos congratulamos someramente, pero la hecatombe es tan totalizadora que nos da hasta un poco de miedo. Deseamos sin remilgos un Barça en Europa League, pero tememos que nos dejen el pulso por la Liga en un cara a cara con el Atleti. ¿Estarán los de Koeman tan mal como para que se llegue a eso? Un cara a cara liguero con los del Cholo, con el Barça descolgado, es cosa que produce pereza. Algún cursi aducirá eso de que Madrid y Barça se necesitan. No es verdad. El Madrid no necesita a nadie. Pero no puede negarse que un adversario catalán hecho unos zorros resta algún aliciente a nuestro devenir.

El Atleti, por cierto, juega hoy en el Wanda contra el Oporto, como indica Marca en el ángulo superior derecho. No entendemos cómo el Atleti puede jugar contra el Oporto cuando a esta hora sigue jugando contra el Espanyol en Liga. Suponemos que son las ventajas de tener una plantilla profunda como la que adorna al Cholo. Según Marca, puestos a elegir entre que Griezmann juegue ante el Espanyol o lo haga en Champions, Simeone opta por lo segundo. Y es que el Atleti sigue teniendo muchas esperanzas en la máxima competición continental. Lo dice As.

El diario de Prisa titula a toda página con la pesadilla culé, pero en el lado izquierdo de su faldón se refiere al anhelo de Champions cholista en los siguientes términos: “Este es el año. El Atleti inicia su asalto a su gran sueño”. Esto... Bueno... ¿Se lo decimos nosotros o se lo decís vosotros? Lo de la maldición eterna, queremos decir. Lo de la imposibilidad metafísica.

Por supuesto, As se refiere también al Real Madrid, que esta noche se estrena, también en Champions, en el Giuseppe Meazza. “Dos cañones en San Siro”, dice, aludiendo al extraordinario momento de forma de Benzema y Vinicius. Nada que objetar a esa descripción. Pocos clubes europeos pueden presumir de una dupla atacante tan en forma en este momento. Su exhibición ante el Celta aún es paladeada por un madridismo que está superando el chasco veraniego tortuguesco con el buen juego de los de Carletto. Esta noche hay una prueba de fuego en Milán, y vamos a por ella con confianza e infundiendo miedo.

Y no es que queramos regodearnos, no. Pero ¿qué le vamos a hacer si Sport insiste? “La triste realidad”, apunta el medio cataculé, con un deje de resignación que está a un paso de provocarnos lástima. Pero no es lástima, ahora que lo pensamos, sino una lánguida tranquilidad. Este Barcelona no está en disposición de hacer nada grande este año. Podrá competir la Liga porque la Liga no tiene un nivel estratosférico (la ganó, ejem, el Atleti el año pasado), pero parece claro, visto lo de ayer, que cualquier gloria europea le está vedada. El Madrid no es favorito (sinceramente, nos parece que Bayern o Chelsea son más firmes candidatos), pero el Barça es antifavorito. Y luego ya está lo del Atleti, que puede estar mejor o peor pero que para la Champions no cuenta, sencillamente, porque su karma -nada que ver con Barceló- no le da para ello.

¿Hablábamos de resignación? “Esto es lo que hay”, suspira Mundo Deportivo, haciéndose eco de las palabras de Piqué a quien ahora, por alguna razón, no vemos tan inclinado a hacer bromistas en las redes sociales. “La entrada de los jóvenes, lo único positivo de un equipo que no chutó entre los tres palos”. De hecho, nos informan de que a esta hora Neuer sigue sentado sobre el verde tapete barcelonés, mirando su móvil y preguntándose cuándo va a acabar el partido que está viendo, ese Espanyol-Atleti extrañamente interminable. “Si se acercan me avisáis”, acaba de ordenar a Upamecano.

Esta noche viene lo importante. Hala Madrid, amigos.

Mencionados en este artículo
Ver detalles de la publicación