Ter Stegen se vistió de héroe y evitó una goleada en San Mamés | OneFootball

Ter Stegen se vistió de héroe y evitó una goleada en San Mamés

Logo: FCBN

FCBN

El cruce entre el Barça y el Athletic Bilbao en Copa del Rey ya debería estar considerado como un Clásico. Ambos ostentan la mayor cantidad de títulos de esa competición, y los cruces entre sí rara vez desilusionan. Este jueves volvió a ser la muestra de que entre los dos no se 'regalan' nada, y que cada oportunidad creada es una pequeña victoria en una batalla de 120 minutos que puso al aficionado a 'vibrar' hasta el último segundo.

Sin embargo, para Xavi Hernández el partido fue agonía pura, más cuando el mejor jugador que vistió la elástica culé fue Marc-André ter Stegen. El alemán salvó a los azulgrana en varias ocasiones, y fue el responsable de que el partido se mantuviera 'cerrado' durante gran parte del encuentro. Nada tuvo que hacer en el primer gol de Iker Muniain, quien con un derechazo puso el balón en la escuadra. Ante los constantes desbordes de los hermanos Williams se mostró sólido, sacando un remate importante de Nico, hermano menor de Iñaki, que había cambiado su dirección por un rose en Ronald Araújo.

A los 44 minutos del primer tiempo también se 'gano' el sueldo, cuando logró hacer una doble parada. Primero, desvió un cabezazo de Dani García que llegó desde un córner y después detuvo el disparo de Raúl García que tenía dirección a puerta. Frente al segundo gol, que vino también de una jugada a pelota parada, detuvo el primer remate de cabeza de Berenguer, que luego caería en los pies de Íñigo MartÍnez para poner el (2-1) a los 86 minutos del complemento. No obstante, a pesar del abultado marcador final, Marc-André tuvo una 'buena noche' y demostró que aún es un portero importante sin importar la derrota.

Las dificultades defensivas del Barça han quedado expuestas nuevamente, y el guardameta alemán evitó lo que pudo ser una goleada sin precedentes en San Mamés. De los siete remates a puerta que ocasionó el Athletic, cuatro fueron detenidos por el germano, a quien solamente le faltó detener el penalti de Muniain para 'colocarse la capa' y quizá lograr la clasificación en Bilbao.

Mencionados en este artículo

Ver detalles de la publicación