Takefusa Kubo, la joya ‘naciente’ que destaca en el fútbol olímpico

Logo: Informa Fútbol

Informa Fútbol

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/crop/face?h=810&image=https%3A%2F%2Finformafutbol.com%2F%2Fwp-content%2Fuploads%2F2021%2F07%2F2021-07-29-Kubo.jpg&q=25&w=1080

Takefusa Kubo, extremo derecho del Real Madrid, nacido en Kawasaki, Japón, está disfrutando de un torneo olímpico soñado. Tres goles en tres encuentros, para conducir a su selección a los cuartos de final, hablan por sí solos de la competición que está teniendo.

Pocos recordarán que este talento, de apenas 20 años, pasó en algún momento por La Masía, a donde llegó con apenas diez años de edad. Dos primaveras antes, quedó seleccionado como el jugador más valioso en el campus de verano de la entidad azulgrana. En su primera temporada con los culés, marcó la friolera de 74 goles en 30 partidos. Sin embargo, llegó la sanción al club por violar la normativa para la contratación de menores de 18 años, lo que le impedía jugar hasta la mayoría de edad. Casi un año estuvo sin poder disfrutar sobre un campo de fútbol. Finalmente, en el 2015, firmó con la carta de libertad por el Football Club Tokyo.

En Japón estaba destinado, como así fue, a romper varias marcas. Con el solo hecho de militar en un club Sub-23, con apenas 15 años, el lector ya se podrá imaginar lo que ello significaba. Pero yendo un poco más hacia adelante, al momento de cumplir su mayoría de edad, y cuando todo hacía presagiar que volvería al Barcelona, apareció en el camino el Real Madrid. El resto es conocido por todos: dos millones de euros fue el monto pagado por su traspaso. Una cifra, que a la luz de lo que es el mercado, a pesar de la contracción económica, luce completamente irrisoria.

Dos temporadas con el conjunto merengue, donde se ha decidido utilizar con él la modalidad de las cesiones para su desarrollo como futbolista. Mallorca, Villarreal y Getafe han sido sus destinos. Contradictoriamente, la primera fue la mejor de las dos campañas, consiguiendo cuatro goles y cinco asistencias en LaLiga con el Mallorca. Sin embargo, más allá de las cifras, está el conocimiento de la competición: la dinámica en los equipos de la Primera División española y el rodaje a título personal que ello representa.

En este momento, los frutos los está cosechando su selección en los Juegos Olímpicos de Tokyo. Tres goles en la misma cantidad de encuentros, todos ellos de importancia para el desenlace del partido. El primero, frente a Sudáfrica, contará como el único del marcador. El segundo ocurrió contra México, en un encuentro que finalizó dos goles a uno, favorable a los nipones. El del último partido de la primera fase abrió la lata frente a Francia, y de sus botas nació el segundo, aunque no contará como una asistencia. Por si esto fuera poco, lo que tiene deslumbrado a más de una analista y espectador ha sido su juego: sus regates y sus desplazamientos entre líneas han estado a la orden del día.

Por supuesto que el caso de Takefusa Kubo es para llevarlo con calma. En las últimas semanas ha sonado con insistencia la posibilidad de una nueva cesión. En esta oportunidad, el destino pareciera ser la Real Sociedad, lugar donde un Martin Ødegaard ha vivido sus mejores minutos en España. Además, el donostiarra es un club con muy buenas relaciones con el Madrid, lo que facilitaría la operación. También pesa en este momento su condición de extracomunitario, pero que a la larga no se ve tan problemática. No hay que olvidar que Vinicius está en vías de obtener la nacionalidad española, y nadie espera que Bale continúe en el club al finalizar la temporada.

El fantasma de la necesidad de hacer caja también se asoma. Sin embargo, si se habla de una renovación, como la que adelantó hace unas semanas el presidente del club, Florentino Pérez, el nombre de Kubo se antoja más que interesante. Y si Japón logra avanzar un poco más en la competición, guiado por Take, y continúa su brillante desempeño, la entidad merengue contará con mayores argumentos para conservarle en sus filas. Por el momento, no solo está en el podio de los goleadores, sino en el de la retina de los espectadores.

Mencionados en este artículo
Ver detalles de la publicación