Sin brillo y con muchas dudas: Los jugadores señalados tras el Barça-Betis | OneFootball

Sin brillo y con muchas dudas: Los jugadores señalados tras el Barça-Betis

Logo: FCBN

FCBN

El FC Barcelona de Xavi está todavía lejos de encontrar su mejor versión y ser un equipo capaz de enamorar con su juego, que es uno de los objetivos que se ha trazado el entrenador egarense desde su llegada. Necesita tiempo, eso es cierto, pero el problema es que no lo hay. El reloj está en contra del Barça y la carga de partidos -decisivos todos- no ayuda a un proceso de reconstrucción. El choque de este fin de semana, contra el Real Betis, ha sido un paso atrás para los culés y un gran golpe anímico para un cuadro azulgrana que había ganado sus dos enfrentamientos anteriores en LaLiga, con 'suerte', buen juego o como parezca, pero que acabaron con victorias.

Precisamente los resultados positivos habían ayudado a 'alejar' los fantasmas que rodeaban al Barça. Como si el 'efecto Xavi' fuese inmediato, pero un nuevo baño de realidad apunta que, quizá, hay que replantear los objetivos y bajar las expectativas. Los problemas de los blaugrana son reales y necesitan trabajarse, por lo que es improbable que, a pesar del ímpetu del de Terrassa y sus buenas intenciones, puedan solucionarse en un mes o dos. Es imposible. Contra el Betis, la historia fue la misma de siempre: el Barça saltó cómodo, con ocasiones y seguridad, pero ante la mínima presión del rival, los culés dieron un paso atrás. Con el ingreso de Dembélé quedó la sensación de que se podía ir a por más, pero una vez más la fragilidad defensiva 'condenó' a los catalanes.

El Barça se castiga a sí mismo, con dos factores que hay que tener muy claros: la falta de gol -que comienza a ser una pesadilla- y la desconexión en la defensa de a ratos. Juegue quien juegue. Ante el Betis quedó más que comprobado y queda para el análisis que jugadores como Sergiño Dest, Memphis Depay o Philippe Coutinho (contando también a Lenglet, Nico...) pasaron desapercibidos en un partido clave para seguir recortando puntos con los equipos que están en las primeras posiciones del campeonato doméstico. El internacional con Estados Unidos, por ejemplo, vivió un partido gris y confirmó las sospechas: no estaba listo para ser titular.

A pesar de que su lumbalgia ha quedado atrás, el '2' culé no estuvo enchufado en el partido y sufrió más de la cuenta en sus tareas defensivas. No es una sorpresa, sin embargo. Dest no se ha destacado principalmente por su trabajo a la hora de defender, si no más bien para sumarse al ataque (por eso había jugado antes como falso extremo), pero contra los verdiblancos participó a cuentagotas. Llegó muy tarde en la acción del gol y sufrió, toda la tarde, contra Àlex o Juanmi. Queda la sensación de que, pese a su veteranía, Dani Alves disputará muchos minutos en este equipo...

Hay que destacar, una vez más, la intermitencia de un Memphis Depay que, primero, no se siente cómodo como delantero centro y que, además, no es un líder ofensivo. El neerlandés sigue siendo, con diferencias, el máximo goleador azulgrana y por consecuencia, la referencia para los culés, pero su partido contra el Betis es para olvidarlo. Estaba de cambio. Es cierto que es de esos jugadores que se desaparece y luego marca un golazo decisivo, como pasó contra el Athletic de Bilbao o Villarreal, pero poco más de eso. Memphis parece lejos de asumir el rol que el Barça necesita que tenga y quedó, una vez más, discutido.

Por último, y no por ello siendo menos importante, está Philippe Coutinho, que parece ser irrecuperable. Comenzó el partido sorpresivamente enchufado y con ánimos de desestabilizar en la defensa rival, pero ese ímpetu le duró, como mucho, veinte minutos. Pasó a ser el jugador que nunca está y que poco hace, como acostumbra. Es impactante el hecho de que no quiera marcharse del Camp Nou, porque es un futbolista que nunca ha encajado y que con Xavi, salvo a un desenlace inesperado, tampoco lo hará.

Partido gris de todo el Barça

Más allá del desequilibrio de Dembélé o Abde, del partido de los azulgrana se puede destacar poco o nada, al punto de que jugadores como Nico González (que venía siendo clave) pasaron desapercibidos. Su esfuerzos quedaron en nada y se mostró demasiado impreciso, provocando demasiadas faltas. Otro que no se 'salva' es un Riqui Puig que a este punto debería estar más fuera que dentro del Barça. Es incapaz de sacudirse a los rivales y, nuevamente, sus ánimos y ganas quedaron en intentos.

Clement Lenglet tampoc estuvo acertado, pero firmó un partido correcto hasta la jugada de Juanmi, perdiendo la posición por completo. Un despiste más a su repertorio. Jordi Alba quiso ayudar en la ofensiva, porque en defensa dejó demasiados agujeros, pero terminó superado, así como un Frenkie de Jong que ingresó en la segunda parte... a correr de un lado a otro sin motivos y sin sentido.

Mencionados en este artículo

Ver detalles de la publicación