¿Quién sale ganando en la operación Arthur-Pjanić?

El Nueve y Medio

Imagen del artículo: ¿Quién sale ganando en la operación Arthur-Pjanić?

Lo que hace un par de meses parecía ser humo en tiempos donde había poca información con la que llenar diarios, se ha acabado oficializando para sorpresa de muchos. Arthur Melo jugará la próxima campaña en la Juventus y, a su vez, Miralem Pjanić lo hará en el FC Barcelona.

Una operación bilateral que se resume en lo siguiente: el equipo bianconeri desembolsa 12 millones de euros fijos más el bosnio a cambio del brasileño, y unas variables que oscilan los 5M en el caso de Pjanić y 10M en el de Arthur.

¿En qué se diferencia el medio campo de Juventus y Barcelona?

Tanto Juventus como FC Barcelona comparten la incógnita sobre la continuidad del cuerpo técnico de cara al próximo curso, aunque parece que el futuro de Sarri está mucho más cerca de Turín que el de Setién de la ciudad condal. Los dos equipos están rindiendo por debajo de las expectativas en la 19/20, pero, por sistema y por características, el contexto de ambos es muy diferente.

La sala de máquinas de uno y otro equipo se parecen en pocas cuestiones. La Juventus emplea un 4-4-2 en forma de rombo o un 4-3-3 donde Dybala parte como extremo derecho, pero acaba “mediapunteando” y el dibujo se asemeja bastante al anterior,

El FC Barcelona tiene muy asentado el 4-3-3 en el cual Messi pisa zonas propias de Dybala. Sobre el papel podría parecer que ambos son similares, partiendo de la premisa de que comparten un mediocentro posicional y dos interiores.

La Juventus se ha caracterizado a lo largo de este último año por llevar la iniciativa (59´0 % de posesión media en Serie A), aunque por debajo del porcentaje del FC Barcelona (65´9 % en La Liga).

Pero, lejos de la realidad, el equipo español ha tenido una problemática consistente en el overbooking de interiores (Arthur, Frenkie, Rakitic) a los que les gusta acercarse a Sergio Busquets, y tan solo la pieza de Arturo Vidal enfocada a moverse por delante de la línea del balón en ataque posicional, lo cual ha llevado a Setién a desnaturalizar al De Jong que conocimos en el Ajax o en la Oranje para tratar de distribuir mejor los espacios.

En la Juventus, sin embargo, muchas veces sucedía lo contrario. Una larga lista de interiores box to box (Matuidi, Ramsey, Bentancur, Khedira o Rabiot), notables desde el punto de vista físico pero con poca capacidad para abrir defensas cerradas; más especializados en la presión para tratar de aprovechar los errores del rival que de generar ventajas asociativas directamente a través de la posesión.

En este contexto, Pjanić, aunque llegó a Turín procedente de la Roma siendo un centrocampista más que válido para cualquier demarcación de la medular (mediocentro, interior y mediapunta), ha sido indiscutiblemente el jugador más posicional en la sala de máquinas de Sarri, y desempeña un rol mucho más cercano al de Busquets que el de Arthur en el Barça.

¿Qué puede aportar Pjanić al FC Barcelona y Arthur a la Juventus?

Pensando en que no haya más llegadas o salidas –algo poco probable para ambos equipos por su déficit de rendimiento en esta zona del campo–, es evidente que la Juventus incorpora un perfil de interior que no tiene y con potencial para adaptarse al de mediocentro que deja vacante Pjanić y donde no se potencian tanto las características de Bentancur, aunque haya sido la opción preferida de Sarri para suplir al bosnio como “5”.

En clave FC Barcelona, el intercambio llama bastante la atención. Miralem Pjanić es un futbolista que, a diferencia de sus todavía compañeros en Turín –que le arropan mucho en este sentido–, cada vez cuenta con menor capacidad física para realizar coberturas o activar la presión tras pérdida donde Busquets ha sido la mayor carta ganadora azulgrana desde hace una década y que, a día de hoy, sigue siendo una de sus grandes virtudes por su olfato.

Si Valverde en su última etapa y Setién tuvieron un problema para juntar sobre el campo a Arthur, De Jong y Busquets, se antoja complicado hallar una ecuación donde los dos últimos, junto con Pjanić, no abandonen su esencia y garanticen un escalonamiento adecuado para que el bloque no se parta como ocurre actualmente, dejando un oasis desocupado entre el mediocampo y los tres magos consolidados en ataque.

La opinión de El 9 y Medio

“Un buen amigo me dijo un día que Xavi Hernández nunca dio un toque de más. Y El Profesor probablemente haya sido el mejor amigo de Busi en el terreno de juego. Quizá por eso, un gran centrocampista asociativo como Arthur, no haya triunfado en Can Barça, porque muchas veces dio un toque de más. Y sin dejar de pensar en tiempos pretéritos, el bosnio puede representar mejor el papel de Xavi que el brasileño. Pero ni Frenkie es Iniesta, ni creo que pretenda serlo. Su esencia no es esa.

Partiendo de este paradigma, la Juventus parece que gana ese ansiado efectivo a quien no le quema el balón, pero pierde a uno de los grandes pilares de la idea de Allegri, que podría convertir las virtudes de Arthur en defectos como consecuencia de las zonas del campo que ocupe.

Y quizá deba reinventar a Bentancur y, con ello, a todo un alrededor que no estaba funcionando del todo bien, pero sí había hecho brillar, por fin, a Paulo Dybala. La Juventus parece que gana por perfil y por edad. El Barça gana madurez y competitividad, pero, una vez más, vuelve a tirarse a las ofertas sin tener en cuenta su despensa y la caducidad”. Iñaki María Avial.

“La Juventus y el Barcelona comparten necesidad y obligación de proponer los partidos a través de la posesión, del ataque organizado”. R.G.

“Para ambos, Arthur no deja de ser un elemento que permite hacerlo bien. Junta al equipo, interviene mucho a nivel asociativo, pero necesita de esto todo el tiempo. Es ahí donde los caminos se separan. Esto es lo que lo lleva a Turín.

Formado como un doble pivote en Gremio, el brasileño demanda balón. Necesita participar, comandar las posesiones, ser protagonista. En el Barça ya no se le ofrece esto, y la Juve de Maurizio Sarri lo pedía con urgencia.

Los Bianconeri ganan el perfil deseado en el segundo escalón del medio campo, el interior que el modelo solicitaba. Sin embargo, quedará la laguna en el mediocentro, donde Miralem Pjanić dictó el ritmo los pasados cuatro años.

De hecho, es difícil pensar que el bosnio hará lo mismo en el Camp Nou. Más allá de la calidad y la adaptación que pueda tener el balcánico (mediapunta e interior en Lyon y Roma), la plantilla culé sigue teniendo el reto de conseguir al mediocampista que le otorgue dinámica y cambie el ritmo”. Roberto González.

“Sarri ha echado mucho en falta en su primer año en Turín la presencia de un interior capaz de juntar al equipo con sus pases y de gobernar el partido”. H.M.

“Maurizio Sarri, que es mundialmente conocido por ser un entrenador que apuesta por un estilo asociativo, que mande desde la tenencia de la posesión, ha echado mucho en falta en su primer año en Turín la presencia de un interior capaz de juntar al equipo con sus pases y de gobernar el partido. Arthur, desde su estilo brasileño de buscar constantemente el balón, llega para gobernar de esa manera.

Por otra parte, Miralem Pjanic, uno de los mejores mediocentros del mundo, llega al Camp Nou, pero existen dudas de su acomodo en un equipo que ya tiene varios jugadores para gobernar desde la base pero que echa en falta un interior capaz de jugar entre líneas y dar otras posibilidades”. Hugo Marugán.