Opinión | Osasuna - Sevilla: el otro partido. | OneFootball

Opinión | Osasuna - Sevilla: el otro partido.

Logo: El Sevillista

El Sevillista

Hace ya más de 36 horas que empezó oficialmente la temporada para nuestro Sevilla FC con una derrota que aun nos está constando digerir.

El esperpento arbitral perpetrado por Del Cerro Grande, quién se erigió en protagonista absoluto del partido cuando en el minuto 71 señaló la pena máxima en una jugada que estuvimos analizando durante horas porque no había manera de saber qué conducta exactamente había sancionado, ha dejado en evidencia lo que tantas veces los aficionados pensamos de los árbitros, que como poco están ciegos. No me cabe la menor duda sobre la influencia de esta jugada y esta decisión en el resultado final del partido, y no me apetece en lo absoluto quitarle importancia a este hecho cargando sobre los defectos del juego de los nuestros, que son muchos, para minimizar de ninguna manera que la decisión de este señor nos ha robado cuando menos un punto.

Es más que evidente que no podemos esperar una revolución de estilo en el Sevilla, pero lo que se le pide al equipo es una mejora en el juego que empieza por ser más vertical y renunciar al pase horizontal que tanto nos desespera. El viernes sin ser un derroche de juego al contraataque, al equipo se le apreció la voluntad de mejorar esta verticalidad lo que se tradujo en una pérdida de posesión del balón pero desde mi perspectiva no vi un mal juego por parte del Sevilla, sino un partido bastante entretenido con oportunidades por ambas partes y con un Osasuna estrenándose ante su afición y que también hay que destacar que me parece una versión bastante mejor del Osasuna al que nos habíamos acostumbrado en las últimas temporadas. Con respecto al gol encajado, triple fallo de los nuestros en el que poco sirve señalar a Gudelj cuando Bono no hace absolutamente nada por sacar la pelota que le rebota en el pecho y entra en la portería. Pero esto son cosas del futbol, y ni Guldelj va a sustituir a Koundé toda la temporada, ni tampoco nos acordamos de los penaltis de Diego Carlos porque la memoria en el futbol es escasa, todos los jugadores fallan y en el resto del partido no se cuajó una mala actuación por parte de la defensa.

Si debía jugar Carmona o no pues esta historia ya nos la conocemos de sobra, si los canteranos tiran los penaltis en copa mal, si no juega Carmona en Osasuna mal, si Alfonso Pastor se come dos goles como soles en copa mal…yo qué sé. Yo creo que lo debería haber puesto, pero también sé lo que cobra Gudelj y que sus únicas oportunidades de jugar son estas, decisiones del entrenador que ya sabemos que no gusta.

Así las cosas Del Cerro Grande cuando llega el minuto 71 se hace la picha un lío, “ay, como era esto que decían en el comité que debía pitar o era que no”, que se ve que estaba tuiteando en el momento que lo explicaron o jugando al candy crush porque las reuniones de los árbitros tienen que ser muy aburridas, pero él va y pita su penalti y el del VAR no arregla nada, y aquí pagamos las facturas los de siempre pero a mí me marcan el gol y dejan al Osasuna tan cómodo que ya nada más que tiene que dejar que pasen los minutos para llevarse los tres puntos.

El Sevilla no hizo un partidazo, no, pero tampoco fue la cochambre que vimos contra el Arsenal y aun tienen que debutar los fichajes y terminarse la configuración de la plantilla, y yo siento que Del Cerro me robó y de ahí no me bajo, porque además creo que el partido estuvo igualado y que merecimos cuando menos empatar.

En el sevillismo ya a nadie le interesan las crónicas de los partidos de fútbol, hacemos nuestras propias crónicas y jugamos nuestro propio partido antes, durante y después de los mismos, y hemos decidido hace mucho tiempo lo que no nos gusta o lo que sí, y en cada cuestión relativa al Sevilla buscamos un reflejo de esta decisión para reafirmarnos. Como consecuencia somos probablemente la afición de España que sabe defender peor los intereses de su equipo en una espiral de autodestrucción que nos acompaña desde hace bastante tiempo. Es un debate viciado de intereses, egos, y superioridades morales que nos hacen pasar de negro al blanco sin pararnos en lo importante, el interés superior del Sevilla FC, que es ganar todo lo posible y más allá, y en el caso del penalti que nos pitaron el viernes tengo muy claro que tiró por tierra todos lo esfuerzos del equipo por traerse algún punto del Sadar, resultado completamente inmerecido para los nuestros.

Mosqueo gordo el que me pillé yo el viernes, y no levanto el pie del cuello del señor colegiado que se ha ido tan campante dejándonos la cartera vacía, y repito, de ahí no me bajo.

Mencionados en este artículo

Ver detalles de la publicación