La preocupante brecha de género en la RFEF en cuanto al fútbol femenino

Logo: Futbolísticas

Futbolísticas

Imagen del artículo: La preocupante brecha de género en la RFEF en cuanto al fútbol femenino

La brecha de género en el futbol femenino es una realidad y la RFEF se sitúa en el puesto 29 del ranking global y en el 13 del ranking FIFA. Muy lejos de naciones punteras en esta cuestión, como son Islandia, Noruega y Suecia.

Es cierto que durante los últimos años se ha avanzado en este tema, pero sigue habiendo mucho trabajo por hacer. El balompié femenino en este país se ha visto envuelto en innumerables polémicas, como la profesionalización y los derechos televisivos. Algo que no ocurre en el caso de las grandes categorías masculinas.

Los datos son claros. Teniendo en cuenta al total de los países miembros de la FIFA, solo el 7% son entrenadoras, el 10% árbitras, hay un 9% de mujeres en puestos ejecutivos y un 25% ocupando puestos de liderazgo.

España, lejos de lo deseado

Si ponemos la lupa en España, solo un 18% son entrenadoras. Es decir, de 11.142 técnicos, 1.991 son mujeres. Un ejemplo muy claro para darse cuenta de esta cuestión es la Primera Iberdrola, en la que únicamente dirigen banquillo María Pry y Natalia Arroyo.

Muy diferente al modelo inglés, que cuenta con un 58% de mujeres en los banquillos de su liga femenina. Todo un ejemplo en cuanto a diversidad, ya que lideran Europa.

En cuanto al arbitraje, el panorama es aún más desolador. Las mujeres se ven representadas en un 1% (74 de 9751). Y en comités ejecutivos es del 18%.

Asimismo, hay que destacar que en la actualidad no se cuenta con una estrategia de desarrollo para ellas. Aunque sí se cumple con los requisitos de tener un comité y un departamento específico, la necesidad de tener un plan en el que se las incluya es evidente.

La FIFA se prepara para el cambio

Por otra parte, Moya Dodd y Sarai Bareman, directora del fútbol femenino en la FIFA, establecieron algunos objetivos necesarios para romper el ‘techo del césped’ y contribuir en el desarrollo. Estos fines son: lograr que el 100% de las federaciones de la FIFA cuenten con una mujer, como mínimo, en 2026; que en 2022, al menos un tercio de los miembros de las comisiones de la FIFA sean féminas; y que cada federación reserve, aunque sea un puesto en su comité ejecutivo para ellas.