La postura de la Bundesliga frente a la Superliga Europea

Logo: Mi Bundesliga

Mi Bundesliga

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/crop/face?h=810&image=https%3A%2F%2Fmibundesliga.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2021%2F04%2FMiBundesliga-Twitter-2-1.png&q=25&w=1080

Desde hace meses la posible creación de una Superliga Europea es uno de los mayores temores para los clubes, hinchas y federaciones de fútbol. Hace unas horas UEFA, en conjunto con las federaciones y ligas inglesas, españolas e italianas, lanzó un comunicado en el que condena las intenciones de varios equipos de estos países de promover este nuevo formato de competición y amenaza con duras acciones en contra de todos los que formen parte de esta Superliga. La respuesta de la Bundesliga y de sus clubes es clara: quieren mantener el formato actual a toda costa.

¿Qué cambiaría si se crea la Superliga?

El formato de esta nueva competición pondría patas arriba al fútbol tal y como lo concebimos actualmente. Consistiría en una liga entre los clubes más grandes de las cinco grandes ligas europeas donde previsiblemente no habría ascensos ni descensos, es decir, siempre estarán los mismos. Como representantes alemanes se habla únicamente de FC Bayern München y Borussia Dortmund, mientras que los ingleses podrían incluir hasta cinco o seis equipos en dicha competición. No termina de estar claro si esta competición sustituiría a las ligas nacionales o si por el contrario sería una reestructuración de la actual Champions League.

La razón por la que muchos clubes grandes del continente europeo están a favor de la Superliga es por maximizar sus beneficios económicos y lograr una mayor expansión de marca a nivel mundial. Creen que un torneo en el que cada fin de semana estuvieran jugando constantemente entre ellos reportaría más dinero en cuanto a derechos televisivos (sobre todo en mercados como el asiático) que el de las competiciones domésticas. Además, el hecho de que esta Superliga se cierre a cualquier equipo externo permitiría darles un colchón de estabilidad a pesar de encadenar malas campañas. En cambio, para todos esos equipos que se quedan fuera de la ecuación supondría un golpe enorme, al igual que para las ligas nacionales.

Desde la UEFA y las ligas cuyos clubes se han posicionado a favor y ya se plantean medidas drásticas para prevenir que esto pueda llevarse a cabo. Amenazan a los clubes con expulsarles de cualquier otra competición ya sea nacional, continental o mundial, y a los jugadores que se encuentren en ellos con la prohibición de representar a sus selecciones nacionales en cualquier partido.

La Bundesliga, totalmente en contra

La postura de la Bundesliga frente a la Superliga es de una negación rotunda, una posición que es replicada por los clubes franceses. Ya se ha visto a jugadores como Toni Kroos, a representantes de Borussia Dortmund y FC Bayern, y al presidente de la DFL Christian Seifert cargar duramente contra aquellos que se muestran partidarios del nuevo formato. Seifert hace unos meses criticó a los equipos que la promueven por su ansia de generar dinero. Este dijo que “no pudieron, en una década de crecimiento increíble, acercarse a un modelo de negocios de alguna manera sostenible”.

En esa misma línea se mantiene el comunicado lanzado por la DFL en las últimas horas. Seifert reitera la necesidad de no alterar la estructura actual del fútbol, aunque los hinchas alemanes (los más criíticos) quieren más actos que palabras.

Los intereses financieros de unos pocos clubes ingleses, españoles e italianos no deben romper las estructuras actuales del fútbol europeo.

Aún falta por conocer qué opina la FIFA sobre esta última oleada de rumores, pero las intenciones ya llevan mucho tiempo a la vista..Un mantenimiento de la actual estructura parece imposible por la codicia de los gigantes europeos. Y, si consiguen poner a la FIFA o a una mayor cantidad de clubes de su parte, tendrán agarrada la sarten por el mango. El de hoy no es el primero pero tampoco será el último episodio de esta historia de la Superliga.