Frenkie De Jong baila al ritmo de la música

Logo: Diario UF

Diario UF

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/crop/face?h=810&image=https%3A%2F%2Fdiariouf.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2021%2F04%2F95d2090f-425d-4f6c-b2f8-2b6920a23128_alta-libre-aspect-ratio_default_0.jpg&q=25&w=1080

Frenkie de Jong está maravillando al mundo del fútbol con su juego asentándose como uno de los mejores centrocampistas del mundo

Diferentes roles, mismas sensaciones

En el fútbol hay unas posiciones designadas para cada jugador en un partido. Hay jugadores que solo son capaces de ocupar una y no rinden igual de bien en otras zonas del campo, pero, una pequeña minoría tiene el don de la polivalencia. Esta habilidad te permite jugar en varias posiciones diferentes rindiendo a un nivel notablemente alto en todas.

Pero lo de Frenkie de Jong es sencillamente sensacional. Ya lo vimos en el Ajax abarcando mucho campo y liderando al equipo en la parcela de creación, pero tampoco se había destapado como un goleador. Con Ronald Koeman, tras un período de adaptación, se convirtió en uno de los mediocampistas con más goles en sus botas. La mayoría, llegando desde segunda línea, con un olfato con el que no contábamos.

Pero su juego no se queda ahí, esa sólo es una de las muchas cosas que se le dan realmente bien. Cuando el Barça optó por cambiar el sistema y jugar con tres centrales, Frenkie de Jong era la pieza fundamental del discurso. El esquema no se entiende sin su figura. Se adueñó del eje de la zaga y comenzó a actuar como líbero.

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/resize?fit=max&h=720&image=https%3A%2F%2Fdiariouf.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2021%2F04%2FEzNiPR2UcAwL6Yn-1.jpg&q=25&w=1080

Frenkie De Jong, la elegancia personificada

A través de sus conducciones rompe líneas de presión como si de pasatiempos se trataran. Es el centrocampista de LaLiga que más metros gana con ellas. Con más de un 90% de efectividad en el pase sin importar el contexto. Es asombrosa la facilidad que tiene para ello. Además, lo hace acompañado de una elegancia y sutileza que lo caracterizan como un jugador especial.

Es de esos jugadores por los que pagas una entrada única y exclusivamente para fijarte en todos sus movimientos. Es como un pincel en un cuadro o un bailarín danzando al ritmo de la música. Fluye con naturalidad como un caudaloso río. Su mente es un reloj que va un segundo adelantado al resto y que le hace llevar ventaja siempre.

Sin embargo, no necesita lucirse con filigranas o regates innecesarios, hace lo que el juego requiere constantemente.

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/resize?fit=max&h=720&image=https%3A%2F%2Fdiariouf.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2021%2F04%2FEzNiPSJVcA0aaNP-1.jpg&q=25&w=1080

MVP en la Copa del Rey

El Barça viene de ganar hace unos días la Copa del Rey. Una competición que siempre se le dio bien, de hecho, es el equipo que más tiene (30). Pero, este año, tuvo que sufrir de lo lindo para alzarse con el título. El equipo tuvo que remontar marcadores en contra en más de una ocasión, contra Granada o Sevilla sin ir más lejos.

Y, en situaciones adversas como estas, es donde se ve realmente si un jugador es bueno o si tiene alma de líder. No solo tiene alma de líder, sino que siempre aparece en los momentos claves haciendo lo que le pide el contexto.

Contra el Athletic, en la final, aparecía en todos los sectores del campo. Aguantaba de espaldas como si en vez de Frenkie fuera Luuk De Jong, distribuía los ataques del equipo y se asociaba con Leo Messi permanentemente.

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/resize?fit=max&h=675&image=https%3A%2F%2Fdiariouf.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2021%2F04%2FEzNiPR3VUAMCUur-1.jpg&q=25&w=1080

Disfrutemos al 21

En resumen, Frenkie De Jong esta temporada ha sacado el balón jugado desde atrás haciendo de líbero, ha sido el director de orquesta en la medular, ha actuado de llegador y lo reflejó con goles, y en determinados contextos ha protegido el balón de espaldas y corrido al contragolpe. Además de un trabajo sin pelota fabuloso, siendo a veces el que tira del equipo a la hora de presionar.

Disfrutemos de todo lo que nos queda por ver del 21, porque es una de esas estrellas fugaces de las que tendremos que esperar años para volver a ver otra similar.