El monumental enfado de Bono con Lucas Ocampos y Joan Jordán

Logo: La Colina de Nervión

La Colina de Nervión

Imagen del artículo: El monumental enfado de Bono con Lucas Ocampos y Joan Jordán

El Sevilla FC volvió a reencontrarse con la victoria en su partido contra el Stade Rennais de la Champions League. Además del triunfo, el equipo de Julen volvió a dejar su portería a cero, coincidiendo con el regreso a la titularidad de Bono. El meta protagonizó un episodio lleno de intensidad durante el partido, cuando tuvo que formar una barrera ante el lanzamiento de una falta por parte del Rennes. Sus compañeros no le hacían caso y su enfado quedó patente tal y como recogieron las imágenes.

El enfado de Bono

Los hechos ocurrieron en el minuto 70 de partido con un Sevilla FC ya por delante en el marcador, tras el tanto de Luuk de Jong quince minutos antes. El Stade Rennais se disponía a sacar un libre directo contra la portería de Bono desde unos once metros por delante del área sevillista. Mientras el francés Clément Grenier se preparaba para el disparo, el guardameta marroquí preparaba la barrera en la que se situaron Jordán, Óliver y Lucas Ocampos. El enfado de Bono comenzó cuando, al darle las indicaciones a sus compañeros para situarlos entre el balón y su portería, estos no le hacían caso. Primeramente, Jordán le avisó de que el lanzador era diestro, pero Bono tenía ya claro cómo situarlos y le reclamaba al catalán que le hiciera caso y se moviese: “¡Más! ¡Más! ¡Más! ¡Joan! ¡Carajo vamos! Una vez situado el centrocampista, Bono pasó a darle indicaciones a Lucas Ocampos, pero tampoco podría terminar de situarlo donde él quería: ¡Lucas! ¡Lucas! ¡Más! ¡Más! ¡Dale más! ¡Carajo Lucas! ¡Me cago en la pu*a!

En ese momento, el árbitro pitó señalando la reanudación del partido y a Bono se le acabó el tiempo. Grenier se apresuró a disparar y Bono, situado bajo palos, sacó bien el balón a su derecha y alejó el peligro de su portería. Tan pronto como cayó al suelo, se levantó como un resorte para reclamarles a sus compañeros el no haberle hecho caso en la formación de la barrera: ¡Me cago en la pu*a! ¡No es una barrera ni es nada!

Final feliz para el Sevilla FC

Lo cierto es que en la barrera solo había tres jugadores, que no estaban juntos en el momento del disparo y que el lanzamiento de Grenier, centrado pero muy duro, se coló entre ellos y alcanzó la portería nervionense. Para bien de sus compañeros y del Sevilla FC, Bono estaba bien situado y pudo sacar el peligro de la jugada, pero eso no libró a Jordán ni a Ocampos del enfado del portero marroquí.