El culebrón Mbappé toca a su fin: "El desenlace es inminente"

Logo: Madrid-Barcelona.com

Madrid-Barcelona.com

Imagen del artículo: https://image-service.onefootball.com/crop/face?h=810&image=https%3A%2F%2Fwww.madrid-barcelona.com%2Fimages%2F2021%2F02%2F25%2F1614268083.jpg&q=25&w=1080

El culebrón sobre el futuro de Lylian Mbappé toca a su fin. El propio director deportivo del PSG, Leonardo, ha anunciado que "el desenlace es inminente". El PSG no está dispuesto a que se eternice la incertidumbre sobre el futuro de su estrella y le exige a Mbappé una respuesta inmediata sobre la oferta de renovación que le han puesto sobre la mesa.

Lo ha dicho en una entrevista concedida a France Bleu Paris: "Me han sorprendido los juicios que se han hecho de Mbappé. Tiene todo un curso. Su posición es cada vez más importante. Tiene cada vez más responsabilidades. Luego está la constancia y el camino. Hemos estado hablando con él durante mucho tiempo. Llegará el momento en el que se tomará una decisión. Con Neymar también hablamos. El desenlace será inminente".

El PSG cambia el método

La oferta de renovación a Mbappé y Neymar llega en un momento muy delicado para el PSG, que la temporada pasada perdió 240 millones de euros. Su posición financiera no es mejor que la del Barcelona o el Real Madrid, que han debido apretarse el cinturón.

Pero el chorro de millones que llegan de Qatar, de forma ilegal, les permite a los parisinos contemplar el futuro con optimismo. Por eso, salvo las renovaciones de sus dos cracks, el PSG tiene la intención de incorporar este verano a dos jugadores que llegarían con la carta de libertad: Leo Messi y Wijnaldum, un jugador que estuvo en la órbita del Barcelona a principio de temporada.

Y entre los objetivos futuribles se encuentran otras estrellas que están en la misma situación: Memphis Depay, Agüero, Sergio Ramos, Alaba o Donnaruma. A todos ellos les une que el 30 de junio que darán libres y, por tanto, no habrá que pagar traspaso por ellos.

También el PSG entra en época de austeridad, aunque deberá hacer muchos equilibrios para cumplir el plan financiero cubriendo los contratos de estas estrellas, en especial de Leo Messi, para justificar que gasta menos de lo que ingresa. Teniendo en cuenta que entre Messi, Neymar y Mbappé se llevarían 270 millones en salarios, cuesta creer que la caja dé para añadir las fichas de Ramos, Depay, Agüero, Alaba o Donnaruma.

Si los números no dan para el Real Madrid y el Barcelona, menos todavía para el PSG, que ingresa casi la mitad que los dos grandes del fútbol español.