Crónica: El City vence en Villa Park tras una segunda parte discreta | OneFootball

Crónica: El City vence en Villa Park tras una segunda parte discreta

Logo: El Señor Del Balón

El Señor Del Balón

El Manchester City se ha impuesto por 1-2 frente al Aston Villa en Villa Park en la decimocuarta jornada de la Premier League. En un encuentro en el que los de Mánchester fueron superiores, pese a perder el control en determinadas fases de la segunda mitad.

El City salió desatado

El pitido inicial nos presentó un guión de partido donde el Aston Villa aplicaría un plan de juego basado en el repliegue intensivo en bloque bajo y la explotación de las recuperaciones para contraatacar, mientras que el conjunto dirigido por Pep Guardiola desplegó sobre el tapete su habitual juego de posición con todos sus efectivos desplegados en la segunda mitad de campo y con una circulación de balón ágil que le permitió originar importantes situaciones de peligro desde el primer instante a causa del apoyo de los laterales, especialmente Cancelo, en el ataque posicional. Tras unos primeros minutos con una tendencia uniforme en el juego, el equipo dirigido por Steven Gerrard se estiró, adelantando sus líneas, empezó a elaborar sus acciones y a tener continuidad con el esférico en su poder, lo que neutralizaría parcialmente la presión de los visitantes, que ante tal cambio de dinámica se decidieron a disponer un bloque medio que limitase sus opciones de pase y presionase únicamente el pase inicial. Sin embargo, la mayor igualdad imperante en el encuentro ofrecía dos bazas estimulantes para el espectáculo que se localizaban en el flanco izquierdo de cada equipo, donde Watkins, quien estaba cayendo en banda asiduamente para buscar el desborde, desplazando a Buendía a ocupar la posición central, y Sterling, estaban encontrando facilidades para desatar el poderío ofensivo de los suyos debido a su superioridad frente a Cancelo, hoy orientado en el lateral derecho y Cash.

Bordeando el duelo la media hora de juego, el cuadro Skyblue conseguiría recuperar el control de la situación aumentando su intensidad en los enfrentamientos cuerpo a cuerpo y reforzado su presión sobre la salida de los villanos. Provocando de este modo un buen número de errores y recuperaciones de pelota con regularidad, lo que volvería a imponer la tendencia inicial de juego, donde las llegadas visitantes eran mayoritarias en el encefalograma del choque. Ruben Dias lograría reafirmar esa tendencia al rematar desde la frontal un pase servido por un mejorado Sterling desde la izquierda, con un disparo de pierna izquierda que entraría ajustado al palo. Con el 0-1, los locales intentaron poner en apuros a su contrincante manteniendo un bloque medio-alto con el que se aventuraron a presionar el inicio de la jugada Cityzen sin demasiado resultado. De hecho, pagarían su osadía en una magistral jugada del Manchester City, en la que saliendo desde atrás, una asociación entre Fernandinho y Mahrez en área propia permitió que el mediocentro jugase en largo con Gabriel Jesus, quien en una situación de dos contra dos, le sirvió un centro a Bernardo Silva que en el límite del área conectó una volea que superó a Emiliano Martínez.

El gol de Watkins inauguró una segunda parte de asaltos

A la salida de los vestuarios, nos encontraríamos con un Aston Villa más enérgico, que conseguiría recortar distancias en un saque de esquina puesto en movimiento por Douglas Luiz, en el que McGinn realizó una maniobra de distracción ante la indolencia defensiva de los celestes, para que Watkins perforase su meta con una volea que impactó inicialmente en la madera. Después del tercer tanto de la velada, los de Pep Guardiola mantuvieron el control del juego mediante una posesión llena de criterio encaminados a llegar al último cuarto de campo y germinar situaciones peligro desequilibrando por las bandas, con una mayor preeminencia de la derecha, con un Bernardo Silva que caía permanentemente o tanteando la meta local con lanzamientos de media distancia que estaban generando un mayor peligro por la acumulación de piernas en el área, que por su proyección natural. Por su parte, el equipo de Birmingham puso en práctica un estilo más vertical en fase ofensiva para aprovechar armas como los balones en largo con sus consiguientes segundas jugadas, que sumado a una presión más frondosa con una mayor unión de las líneas, conseguiría contrarrestar el control de su adversario y partir el choque con unas disputas aéreas que se estaban dirimiendo a cara o cruz. La intensidad era latente a flor de piel en este guión tan británico. A pesar de ello, las ocasiones no eran especialmente numerosas por la anticipación de los zagueros en última instancia.

Cuando el duelo superó el ecuador de la segunda parte, los visitantes volvieron a adelantar sus líneas y a presionar a los de Gerrard, obligándoles a reorganizarse en campo propio frente a su ofensiva, que intentó esbozar el camino del gol con los mismos mecanismos de producción de superioridades que concentraron toda la acción entorno a la portería de Emiliano Martínez. No obstante, los villanos pudieron dejar atrás este nuevo asalto, con una duración de un cuarto de hora, enlazando con sus jugadores de banda con el propósito de que estos ganasen línea de fondo y buscasen una opción de remate en el corazón del área, erigiéndose como la opción más sondeada: Tyrone Mings, el cual se estaba empleando a fondo buscando la zona para atacar los envíos. La oportunidad más clara para los anfitriones llegaría por medio de Chukwuemenka, quien erraría un mano a mano con el arquero Ederson, que evitaría el gol providencialmente. En los estertores del encuentro, Guardiola se decidiría a dar entrada a Jack Grealish, para aprovechar su forma de jugar tan cimentada sobre la conducción, que pese a ser precisamente una de las circunstancias que le lastran en un colectivo tan versado en el juego asociativo, en esta situación fue beneficioso para el campeón de la Premier League, que recuperaría protagonismo con el esférico y conseguiría neutralizar los impulsos del equipo de Birmingham.

Ficha Técnica

-Aston Villa: Martinez; Cash, Konsa, Mings, Targett; Nakamba, Luiz, McGinn; Buendia, Watkins, Bailey.

-Manchester City: Ederson- Cancelo, Ake, Días, Zinchenko- Fernandinho, Rodrigo, Bernardo- Sterling, Jesus, Mahrez.

-Goles: 0-1, min.27, Ruben Dias. 0-2, min.43, Silva. 1-2, min.47, Watkins.

-Mike Dean no amonestó a ningún jugador.

Mencionados en este artículo

Ver detalles de la publicación