Crónica: El City mantiene la estela del Chelsea | OneFootball

Crónica: El City mantiene la estela del Chelsea

Logo: El Señor Del Balón

El Señor Del Balón

El Manchester City se ha impuesto en el Etihad Stadium por 2-1 frente al West Ham en la decimotercera jornada de la Premier League. En un encuentro en el que el equipo de Guardiola fue superior durante los 90 minutos, pero pudo pagar muy cara su falta de contundencia frente a un aguerrido West Ham.

El City salió a dominar pero le costó hacer efectiva su presión

El encuentro se inició con el Manchester City llevando el timón del juego, siendo dueño del balón y procurando jugar en terreno de juego contrario, como resultado de su siempre intensa presión tras pérdida, frente a un rival, que en los primeros minutos se mantuvo replegado en bloque bajo con las líneas muy juntas entorno a su área, pero que con el devenir de los acontecimientos se iría estirando y establecería sus líneas en el segundo tercio de campo, muy acertadamente, sabedor de que el equipo de Guardiola es tan ducho en la circulación del esférico. Con el paso de los minutos, el conjunto visitante fue abandonando su plan inicial de jugar en largo con Michail Antonio, para aproximarse al área local con más efectivos, incidendo en el ataque por los costados con un cierto peligro aprovechándose de la tibieza defensiva inicial de los skyblues, que casaba a la perfección con la nevada que estaba cayendo sobre el Etihad Stadium. El ritmo de intensidad estaba siendo elevado con grandes disputas por cada pelota dividida, pero la velocidad a la que esta circulaba estaba totalmente supeditada a las condiciones climáticas en el comienzo.

Doblegando la media hora de juego, el choque seguía siendo dominado por los Cityzens quienes estaban llevando el peso de las ocasiones mediante una elaboración pausada del juego, el aprovechamiento de las acciones a balón parado y la espontaneidad individual, que estuvo cerca de llevar al camino del gol en varias ocasiones con lanzamientos de media distancia de Sterling, Walker y Gündogan. Sin embargo, el primer tanto del encuentro llegaría por medio del centrocampista alemán, el cual remató en área pequeña un centro servido por Mahrez, quien se desmarcó en ruptura por el perfil derecho llegando con ventaja, para anotar el primer gol del duelo. Tras el 1-0, los dirigidos por David Moyes intentaron ser más protagonistas con la posesión consiguiendo aproximarse a la meta defendida por Ederson, en más de una ocasión con regularidad, pero la intensidad local y el endurecimiento de las condiciones meteorológicas fomentaron que los campeones de la Premier League ofreciesen un monólogo de pases durante los diez últimos minutos llegando a originar situaciones de peligro tanto con su estilo asociativo, como con disparos de media distancia y sus consiguientes rechaces.

El control de los locales fue más conservador

La salida demorada, por el excelente trabajo de los operarios para condicionar el terreno de juego, del túnel de vestuarios se produjo con un West Ham mucho más agresivo, que abogaba por aproximarse al arco contrario jugando mucho más en raso, donde Fornals y Benrahma tendrían una incidencia mucho mayor en el juego. Mientras tanto, el cuadro dirigido por Pep Guardiola mantenía el mismo plan de aproximarse a la meta defendida por Fabianski elaborando con infinita paciencia sus jugadas y empleando también ese medio como un arma defensiva que le permitía proteger su ventaja en el electrónico con menos sufrimiento. Ambos equipos estaban entregando el 100% de sus esfuerzos, aunque las ocasiones no estaban siendo cuantiosas, pues la fase ofensiva de los celestes se estaba reduciendo a unos acercamientos cristalizados en remates desde posiciones muy desfavorables contra el férreo sistema defensivo del West Ham, que vio modificado su esquema con las entradas de Bowen y Lanzini por Masuaku y Benrahma quedando desplazado a la izquierda Pablo Fornals.

En el último cuarto de hora de juego, los londinenses se decidieron a adelantar sus líneas y a presionar a su oponente en salida, con el propósito de concentrar la acción en su mitad de campo y generar situaciones de peligro atacando posicionalmente el área Skyblue o explotando su superioridad en el juego aéreo, donde hasta ese momento no habían logrado imponerse. Del mismo modo, los Cityzens, que se estaban viendo mucho más exigidos por su oponente, atravesaron mayores dificultades para mantener la pelota en su poder durante los últimos diez minutos y, como consecuencia de ello, intentaron apurar sus posesiones asegurando mucho más la entrega y jugando con su poderío físico, su habilidad para asociarse y la desesperación del adversario para alejar cualquier ruido de las inmediaciones de su portería. Fruto de esta iniciativa, conseguirían asegurarse la victoria a la salida de un córner, en una esplendorosa acción colectiva en la que Fernandinho conseguiría anotar el segundo tanto con un lanzamiento de pierna derecha, que entraría ajustado al palo. Después del segundo tanto, Bernardo Silva vio como le era anulado un tanto por fuera de juego, un minuto después, y, posteriormente, los hammers encontrarían el camino del gol después de varios minutos de asedio en el descuento, con un soberbio lanzamiento de Lanzini desde la frontal frente al que nada pudo hacer Ederson.

Ficha Técnica

-Manchester City: Ederson, Walker, Dias, Laporte, Cancelo, Rodrigo, Gündogan, Bernardo, Mahrez, Sterling, Jesus.

-West Ham: Fabianski- Johnson, Dawson, Zouma, Cresswell- Rice, Soucek- Fornals, Benrahma, Masuaku- Antonio.

-Goles: 1-0, min. 33, Gündogan. 2-0, min. 90, Fernandinho. 2-1, min.94, Lanzini.

-Michael Oliver amonestó a Laporte (min.29) y Cancelo (min.61).

Ver detalles de la publicación