C’est fini | OneFootball

Icon: Sevillismo.

Sevillismo.

·1 de octubre de 2022

C’est fini

Imagen del artículo:C’est fini

No por alargar lo inevitable deja de suceder. En un proyecto a la deriva, las carencias se destapan solas. Y cuando eso pasa, en este mundo tan particular llamado fútbol, la primera cabeza siempre es la del entrenador. Las miradas volvieron a dirigirse hacia el palco y, ahora sí, parece que las horas de Julen Lopetegui están contadas como entrenador sevillista.

Tras un inicio con ganas que al final resultó ser un espejismo, la realidad puso al equipo en su lugar. Y es que este Sevilla, sin necesidad de hacer nada, siempre termina desmontándose solo ante cualquier equipo que esté medianamente bien plantado en el campo. En este caso, un Atlético de Madrid comedido y sin ganas de hacer sangre que simplemente se dedicó a ver pasar los minutos y a ganar el partido sin oposición ninguna.

Julen Lopetegui se vio obligado a alinear a José Ángel Carmona, Kike Salas, Nemanja Gudelj y Karim Rekik como defensas para afrontar el encuentro. Quizás no toda la culpa sea suya cuando la mejor pareja de centrales de Europa traslada su responsabilidad a jugadores que hasta hace nada jugaban en 2º RFEF. Arriba, destacaba la presencia de Kasper Dolberg, que se estrenaba como titular en busca de su primer gol como sevillista.

De la forma más infantil posible, tras una de esas pérdidas que solo se ven en prebenjamines, llegó el primer gol de Marcos Llorente. A partir de ahí, el conjunto dirigido por el técnico vasco fue incapaz de generar peligro hasta tal punto que, si Oblak hubiera jugado sentado, el resultado seguiría siendo el mismo. Una de esas derrotas que marcan los finales de ciclo.

En el descanso se dio paso a Iván Rakitic y Jesús Navas para intentar cambiarle la cara al partido. Karim Rekik había sido sustituido en mitad del primer tiempo por una nueva lesión y la defensa seguía haciendo aguas, mientras que Isco seguía desaparecido. Tras un intento de arreón en el inicio del segundo tiempo, llegó el segundo gol del Atlético. Aprovechando un error defensivo, Álvaro Morata definió a la perfección ante Bono para darle aún más tranquilidad a su equipo.

‘Papu’ Gómez y En-Nesyri salieron para intentar, al menos, recortar distancias. Sin embargo, el primer y único tiro con peligro del partido llegó casi en el minuto 80. Y sin atisbo de reacción. Entretanto, la grada se entretenía con silbidos mientras muchos comenzaban a abandonar su asiento. Volvió a sonar el clásico «Súbeme el carnet», cántico que se alternaba con alguna que otra referencia a la alopecia.

La destitución de Julen Lopetegui es cuestión de tiempo. La figura de un revulsivo en el banquillo cada vez coge más peso. Sin embargo, pocos entrenadores aceptarían la papeleta de llegar a mitad de temporada con la plantilla actual. Jorge Sampaoli o Joaquín Caparrós, los únicos que por personalidad estarían lo suficientemente poco cuerdos como para querer emprender semejante aventura.

Para poner la guinda al pastel, algunos de los jugadores volvieron a aparecer, cual corderito esperando a que llegue su hora, en la grada de Gol Norte. El ritual parece haber llegado para quedarse. En el mundo del deporte, los sentimientos no marcan goles. Ni paran penaltis. Todo va de perlas cuando entra la pelota. Ahora, llega la hora de tomar decisiones. En el campo… y fuera de él.

Ver detalles de la publicación