Barrenetxea, de superar un calvario a ser estrella de la Real | OneFootball

Icon: OneFootball

OneFootball

Carlos Muñoz·15 de noviembre de 2023

Barrenetxea, de superar un calvario a ser estrella de la Real

Imagen del artículo:Barrenetxea, de superar un calvario a ser estrella de la Real

Tras jugar sólo seis partidos en 2022 por culpa de las lesiones, Barrenetxea ha vuelto a su mejor nivel en 2023.

Ander Barrenetxea, que sólo tiene 21 años, ya ha vivido muchas cosas en su joven carrera. El número 7 de la Real Sociedad debutó con el equipo de su ciudad hace casi cinco años y ya ha pasado por lo más alto, ganando un trofeo con el club, y lo más bajo, sufriendo repetidos contratiempos por culpa de las lesiones. Ahora, en la temporada 2023/24, Barrenetxea -o Barrene, como le suelen llamar- está destacando en ataque con el equipo de Imanol Alguacil, con el que ha marcado cuatro goles y ha dado dos asistencias en todas las competiciones.


OneFootball Videos


Nacido en 2001 y en las filas de la Real Sociedad desde 2013, Barrenetxea ha vivido toda su vida apoyando a La Real y soñando con jugar en el equipo. Ese sueño se hizo realidad cuando apenas tenía 16 años y 359 días, ya que debutó ante el Deportivo Alavés en diciembre de 2018 para convertirse en el primer jugador nacido en el siglo XXI en jugar en LALIGA EA SPORTS.

Por aquel entonces, el mundo del fútbol recordó lo joven que era este talento cuando Barrenetxea fue visto volviendo a casa en una de las bicicletas públicas de San Sebastián después de haber jugado casi los 90 minutos de una victoria por 2-1 contra el Getafe CF en abril de 2019. La razón era sencilla: era demasiado joven para tener aún el carné de conducir.

Imagen del artículo:Barrenetxea, de superar un calvario a ser estrella de la Real

Para el joven futbolista, volver a casa en bicicleta después de un partido era algo normal. Siempre había sido un adolescente activo, algo lógico ya que su madre, Azu Muguruza, era la exitosa entrenadora de baloncesto del Club Deportivo Ibaeta. Así que, en la mente del joven, recorrer las calles de la ciudad vasca después de jugar un partido de fútbol de alto nivel parecía lo más normal del mundo.

Durante el año siguiente, la vida de Barrenetxea cambiaría significativamente, ya que se convirtió en una parte aún más importante del primer equipo de la Real Sociedad. Jugó muchos minutos en las primeras rondas de la Copa del Rey 2019/20, que La Real acabaría ganando al Athletic Club en la final aplazada por el coronavirus. A lo largo de las cinco primeras rondas, el extremo marcó tres goles y dio dos asistencias, incluido un pase para uno de los tantos de Alexander Isak en la memorable victoria por 4-3 en el Bernabéu.

Tras el subidón que supuso ganar un título con el club de su infancia, su primer trofeo en 34 años, Barrenetxea tuvo que sufrir después un 2022 infernal. En ese año, sólo jugó seis partidos en total, y una lesión tras otra le dejaron fuera de los terrenos de juego. Fue un periodo muy duro para el jugador. Como explicó en una entrevista con El Diario Vasco: "Tuve serias dudas de si volvería a ser el de antes. De si me iba a quedar con ese dolor y esa limitación para siempre. Porque no podía ni correr. Estaba en casa y no podía levantar la pierna. Sentía una impotencia muy grande".

Sin embargo, el año 2023 trajo muchas más alegrías para Barrenetxea. Su primer partido de vuelta fue un Derbi Vasco en enero en el que salió desde el banquillo en la victoria por 3-1 en el Reale Arena, antes de que en su segundo partido marcara en la victoria ante el Rayo Vallecano. A partir de ahí, no ha vuelto a mirar atrás y no tiene por qué preocuparse por no ser el mismo jugador de antes.

Imagen del artículo:Barrenetxea, de superar un calvario a ser estrella de la Real

Barrenetxea está jugando a un alto nivel y, tras contribuir a que la Real Sociedad se clasificara para la Champions League al final de la temporada pasada, se ha convertido en titular indiscutible para el equipo a principios de la temporada 2023/24. Su reciente gol contra el Benfica no sólo fue precioso, sino que ayudó al equipo vasco a clasificarse para octavos de final de la Champions League.

Para Barrenetxea, poder vivir todo esto con el equipo de su ciudad y después de superar tantos problemas de lesiones lo hace aún más dulce. En diciembre cumplirá 22 años y, a su corta edad, aún tiene mucho margen de crecimiento. Su próximo objetivo es llegar a la selección española y, a la vista de cómo ha logrado todos los demás objetivos que se ha marcado hasta ahora, es probable que también lo consiga.