Onefootball

La tarde mágica de Ceppelini que hizo brillar la 10 de Atlético Nacional


"Los Clásicos no se juegan, se ganan", una frase que es común en el fútbol y que cobra toda validez en tardes como la que presenció el Atanasio Girardot el día de hoy, con un marco espectacular y un ejemplo de convivencia en las tribunas, donde las hinchadas de ambos equipos se mezclaron para vivir el encuentro.

Lo de Pablo Ceppelini merece una mención especial, director de orquesta, colaborador en recuperación y goleador, tres facetas que dejó explotar en la cálida tarde de Medellín el volante uruguayo, que se marchó entre aplausos y cánticos de los aficionados.

Lo de Ceppelini no es casualidad, bastante ha trabajado desde su llegada, sabiendo esperar y dejándolo todo en la cancha cuando ha tenido la oportunidad, devolviéndole a la camiseta con el número 10 esa magia y mística que se había perdido en el ir y venir de las últimas temporadas, casi que a la deriva.

Una goleada sobre el rival de patio, participando en dos de los cuatro goles y marcando el tercero, demostrando su categoría y amor por el club que le ha abierto las puertas, a la vez que se convierte en una carta fuerte de Juan arlos Osorio a la hora de conformar un ataque que comienza a ser temido en la Liga Águila.

powered by Onefootball